martes, 23 de septiembre de 2014

Recuerdos

Este sábado me tocó trabajar por la noche y a eso de las 23 horas me hallaba yo haciendo zapping en la tele. Tenía la certeza de que no encontraría nada interesante en la televisión un sábado a esas horas de la noche (no gracias, lo mío no es el cine porno) y que al final me acabaría refugiando en la lectura, como siempre. Pero bueno, no se pierde nada por intentarlo.

El zapping no duró mucho. De repente vi la imagen de cierto actor clásico que a mí, personalmente, me conquista. Comprobé que estaban emitiendo un documental sobre su vida y, tal cual, dejé el mando en su sitio y me olvidé de todo lo demás. Bueno, me olvidé de casi todo.


Según iba viendo fotos y escenas, recordé algo que pasó hace relativamente poco tiempo. Mi padre solía venir muchas veces a mi cuarto cuando se aburría, se sentaba en mi cama y se quedaba en silencio mirándome. Otras veces me contaba algo de lo que se acababa de enterar y otras simplemente venía a incordiarme. Aquella era una de esas veces en las que se quedaba mirando sin decir nada, y le prestó una especial atención al fondo que tenía en mi twitter por aquel momento.

Mi antiguo fondo twittero
- ¿Y ese quién es?
- Marlon Brando.
- Anda coño, es verdad. Pues se parece a mí, creí que era yo.

La primera reacción que tuve fue de "sí ya, claaaaaaro", pero según veía aquel fondo de pantalla y la foto que tengo de mi padre en el escritorio, me di cuenta que, verdaderamente, tenía razón.

No es que sean precisamente dos gotas de agua, pero hay varias características que son realmente muy parecidas entre sí. Ambos más bien altos, de espaldas anchas y hombros cuadrados. Ese tipo de personas que tienen una buena percha. No muy curtidos en músculos pero sí fortachones, en su peso perfecto. Hombres de pelo en pecho, sin tonterías extrañas de depilación, aunque siempre con la cara afeitada. El pelo corto y moreno, con ligeras entradas. Los ojos oscuros y expresivos. Las cejas oscuras y gruesas. Las orejas pegadas a la cabeza. La sonrisa de pícaro.


Sin duda alguna, las grandes diferencias físicas entre ellos son la nariz y los labios. Brando tenía una nariz perfecta, ni muy grande ni muy pequeña. Mi padre en cambio tenía una nariz enorme y ancha, un defecto del que solía bromear muy a menudo.

Por el contrario, la boca de mi padre era digna de admirar. No es que Brando tenga unos labios feos, porque para mi gusto no los tiene. Ambos tenían unos labios grandes y carnosos, y una dentadura perfecta. Pero los dioses decidieron perfilar a la perfección los labios de mi padre, y ese es sin duda un punto a su favor.


Curiosamente a mi padre también le gustaban las motos, era fumador y en su momento fue un rebelde sin causa como Brando, aunque por suerte tenía la cabeza bastante más amueblada que el actor. Y, casualidades de la vida, murieron prácticamente el mismo día.

Y la característica más similar que encuentro entre ambos: ese algo que atrae, esa masculinidad. Es inevitable que ahora, cada vez que veo a Marlon, recuerde también a mi padre.

Dicen que las hijas fijan a sus padres como modelos a la hora de elegir al hombre con el que pasar el resto de sus vidas. Evidentemente, he visto casos en los que el marido de la susodicha hija no se parece en nada al padre. Como, por ejemplo, mi querida hermana. Lo siento hermanita, pero papá era mucho más guapo.

¿Pero esto quiere decir que mi posible futuro marido/loquequieraquesea será parecido a un hombre como Marlon Brando? Lo tengo crudo. Lo que sí sé es que este actor es sin duda alguna mi amor platónico. Sí, lo reconozco. Fangirleo a muerte con Michael Fassbender, con Clive Standen y con Christian Bale; amo la voz de Richard Armitage, y Paul Newman es y será siempre el hombre más guapo que ha habido en este mundo. Pero Marlon tiene algo que me llama, que me atrae...

Será que yo sí me fijé en mi padre a la hora de elegir los cánones de belleza masculinos.


2 comentarios:

  1. Muy bueno chiqui ;) es un recuerdo muy bonito!
    Da gusto verte escribir de nuevo ^^
    Si, era un hombre guapo, aunque de guapos clásicos me gustaban además de Paul, evidentemente, Robert Redford y Charlton Heston ;)
    Deberías hacer una lista de guapos clásicos :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja, si hiciera una lista de hombres clásicos creo que no la terminaría nunca, aunque es una idea genial. A ver si algún día me animo y me pongo con ellos ;)

      Gracias por comentar guaposa ^_^ Escribo cuando me da la vena y ahora parece que tengo más cosas que contar por aquí. Será el mes de septiembre, que me inspira para trabajar, jajaja.

      Eliminar