jueves, 11 de septiembre de 2014

¿Macarrones o espaguetis?

He aquí el segundo dato de mi lista de cosas que no termino de comprender. Y ésta es una de las más típicas, todo sea dicho.

Yo me pregunto, ¿qué diferencia hay de sabor entre unos espaguetis y unos macarrones? Vale, está claro que las formas son distintas, pero el sabor es EL MISMO. Ambas cosas son PASTA.  Es como si dicen que le gustan los fideos pero no le gustan los caracoles de pasta. En fin, que el mundo en el que vivo es extraño.



La primera persona a la que conocí con esta extraña peculiaridad fue, como no, mi padre, único en su especie como siempre. Los macarrones eran uno de sus platos favoritos. En cambio odiaba los espaguetis, decía que eran gusanos. Curioso razonamiento el suyo.

Yo me reía y pensaba que mi padre debía ser un ser humano realmente especial por no gustarle únicamente ese plato de pasta. Pero poco después de esto me encontré con dos amigas a las que tampoco les gustaban los espaguetis pero sí los macarrones.

Ñam ñam ñam
¡Ahí falta chorizo!
Y yo me quedo muerta. Pero quillas, ¿por qué? ¡Si es lo mismo!

¡Si hasta son buenos para el amor!
Aquí al menos una de ellas me dio una respuesta: no le gusta tener que darle vueltas al tenedor para comerse los espaguetis. Eso es ser perezoso y lo demás son tonterías. Y yo que creo que lo mejor que tienen los espaguetis es precisamente eso, el tener que darle vueltas al tenedor y luego sorber el que se te ha quedado algo descolgado. Recuerdo que cuando llevé aparato de dientes era incapaz de hacerlo y me dio una pena tremenda. ¡¿Cómo iba a comerme yo mis espaguetis?!

¿No me digáis que no tienen buena pinta?
Pero aquí no termina la cosa, no señores. Hace una semana me enteré que a mi sobrino M (sí, como podéis comprobar en esta casa gustan muchos los nombres que empiezan por M) le gustan los espaguetis pero no los macarrones.

¡¿Comorrrrrrrrl?!
Si ya me resulta incomprensible lo de antes, esto ya es sencillamente imposible para mí. A los macarrones no hay que darles vueltas para comértelos, se pinchan y punto. Más fácil imposible. Y volvemos a repetir: SABEN IGUAL.

¿Qué será lo siguiente? ¿Llegará el día en el que alguien me diga que le gustan los macarrones y los espaguetis pero no las espirales? Yo ya me espero de todo.

A mí particularmente me encanta la pasta, sea cual sea.


4 comentarios:

  1. Efectivamente el problema es el modo de comerlos. Personalmente no ouedo comer espaguetis en público porque mi barbilla los atrae, soy incapaz de parecer una persona normal mientras los como. En cambio, los macarrones, fieles amigos míos de toda la vida, son más agradecidos, como mucho me mancho la ropa. Pero por sabor, me gustan ambos porque adoro la pasta (ay, el plato de macarrones con chorizo, me jalaba uno ahora mismo!9
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, se conoce que a tu barbilla le gustan muchísimo xD
      Yo recuerdo que la primera vez que fui a un restaurante italiano pedí espaguetis con salsa napolitana, y desde luego no me pasó ningún accidente jaja. Debo tener un gran secreto para comerlos en condiciones.

      Y los macarrones con chorizo de esa foto son estupendos, yo también me jalaría unos ahora mismo, aunque me gustan mucho más con atún :P

      Eliminar
  2. El problema es el modo de comerlos, a mi no me gusta enrollar los espaguetis pero si me gusta pinchar los macarrones, llámalo vaguitis o como tu quieras. Sin embargo a mi hermano le pasa al contrario , prefiere enrollar a pinchar. Además yo con los espaguetis me mancho mucho más.
    Echaba de menos que escribieras bribona :P

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, tú te manchas con cualquier cosa xDDDD
      Lo divertido de los espaguetis es precisamente eso, enrollarlos en el tenedor. Los macarrones están estupendos, pero solo hay que pinchar y hala, ¡to pa la saca! :P

      Padecéis vaguitis severa. Lo sabéis ;)

      Eliminar