domingo, 16 de marzo de 2014

Novelas y adaptaciones (s. XIX)

No sé exactamente cómo empezar con este post, así que creo que lo mejor será ir directa al grano. Solo diré que este post está basado en esos tres hombres que aparecen en la columna de la derecha de este blog: Mr. Darcy, Mr. Rochester y Mr. Thornton.


Orgullo y Prejuicio - Jane Austen


La primera vez que escuché este título fue en el año 2005, cuando se estrenó aquella película protagonizada por Keira Knightley (vaya apellido más difícil) y Matthew Macfadyen. Yo no sabía nada de la historia ni había oído hablar mucho del libro, pero lo cierto es que muchas personas estaban encantadas con esta película. En una de estas ocasiones llegó mi hermana y me plantó la escena de la declaración bajo la lluvia, a lo que yo me quedé un poco fría. No me llamó la atención, no me enteré de nada, y eso hizo que las ilusiones que tenía por ver esta película se esfumaran. 

Años después llegaría Gizuy y empezaría a hablarnos de sus fangirlismos hacia el señor Darcy: porque el señor Darcy es el mejor hombre del mundo, porque qué guapo es el señor Darcy, porque qué maravilla, yo quiero un señor Darcy en mi vida, mi madre también está enamorada del señor Darcy. Darcy pa'cá, Darcy pa'llá. 

Claro, con tanto Darcy a una le acaba picando la curiosidad, pero yo aún no las tenía todas conmigo. Sabía que era un libro "antiguo", de una época en la que el lenguaje era más elaborado y claro, yo no soy muy dada a leer libros así, por lo que me encontraba con una lucha de sentimientos en mi interior.

Finalmente llegó una tarde de septiembre y me decanté por leer el libro. Al principio no me convencía mucho porque no conseguía intrigarme (aunque había momentos que me encantaban), y si a mí un libro no me intriga, pues me cuesta mucho leerlo. Hasta que le comenté a Gizuy que lo estaba leyendo y ella me puso una cara de enamorada que pa qué (suspirando un "Ay Darcy"). Así que me dije a mí misma: "Si ella está enamorada del señor Darcy, por algo será."

El libro poco a poco va avanzando, mostrándonos a una Elizabeth maravillosa y a un Darcy muy misterioso y altivo, hasta que en cierto momento el señor Darcy dice lo siguiente:


Mi pensamiento fue tal que el siguiente: "Hostia Titania, hay que seguir leyendo este libro. Si esto se lo dice en el capítulo siete, que no le dirá en el capítulo cincuenta y uno."

Por supuesto, continué con la lectura aunque no a un ritmo muy rápido. Hasta que a mitad del libro ocurre lo que ocurre:


A partir de entonces el ritmo de lectura fue al paso de la luz. Ahora lo entendía todo, ahora entendía el fanatismo de las féminas, ahora sabía por qué todas querían a un señor Darcy. Ay, Fitzwilliam Darcy. De hecho yo leía el libro buscando en todo momento el nombre de Darcy. Y si no salía me indignaba y decía: "¡Pero vamos a ver, ¿dónde está Darcy?! ¡¿Y por qué Darcy no frunce el ceño?! Mecagoentodoloquesemenea."

Pero sí majes, sí que frunce el ceño. Una sola vez. UNA. Y yo lo encontré y lo plasmé para guardarlo en mi maravillosa colección de fruncidos.


Maravillada me hallaba.

¿Qué faltaba ahora? Pues es obvio. Faltaba descargarse la miniserie de la BBC de 1996 y ponerse ahí a verla como una condenada fangirl. Un fin de semana estuve para ver los seis capítulos. Sin comer, sin dormir, sin respirar si quiera.

En esta miniserie nos encontramos al Darcy perfecto. Ni un solo fallo le veo, ni a la serie ni a su protagonista masculino encarnado en nuestro querido Colin Firth. Alto, orgulloso, altivo, regio, con esos rizos negros que kasjfgasjkfgaskljfld, las patillas tan kajgakdjgakldjgfadl y sus ojos profundos que también kasjgfasljgfajlgfla. No puedo explicarlo de otra manera.


Si tuviera que hablar de la serie paso a paso creo que no terminaría nunca. Debo decir que este hombre es exactamente como Darcy, encarna al perfecto inglés. Es altísimo y el vestuario de la época le queda como un guante (que ya podrían los hombre volver a vestir así porque ganan mucho). Si en fotos ya se le ve elegante, en acción ya es de caerse patas arriba. Su rectitud, la forma de cuadrar los hombros, de andar... maravilloso, absolutamente maravilloso.

Hasta sentado se mantiene regio
No se ve muy bien, pero está lanzando una mirada de tigre que ay omá...
Ojo a la diferencia de altura. 

Si no han visto la serie aún, os aseguro que merece la pena invertir seis horas de vuestras vidas en esto. Bueno, lo más seguro es que sean más de seis, porque luego empezaréis como locas a repetir las escenas que más os han gustado.


Jane Eyre - Charlotte Brontë


La siguiente novela que cayó en mis manos fue Jane Eyre. De este libro no había oído nunca nada de nada, lo desconocía por completo. Pero claro, siempre hay alguna amiga que fangirlea mucho a un personaje. Y si Gizuy fangirlea mucho a Darcy, Athena hace lo propio con Rochester. Que Rochester esto, que Rochester no es guapo pero tiene un algo que hace que se te caigan las enaguas, que seguro que Rochester frunce muchísimo el ceño,...

Y claro, a una OTRA VEZ le vuelve a picar la curiosidad y empieza a leerse el libro en una fantástica tarde de diciembre, justo antes del puente de la Inmaculada. Al igual que con Orgullo y Prejuicio, este libro se me hace un poco pesadito al principio. La razón es clara: Rochester tarda mucho en aparecer. Pero ojo, porque cuando aparece es de traca:


Sí señoras, así es. Eso es lo primero que se nos dice del señor Edward Rochester. Que tiene un ceño severo. Y piensas para ti misma: "Si ya está frunciendo el ceño, ¡que no hará en el último capítulo!"

Pues está claro, a lo largo de los capítulos el señor Rochester nos hará un Stannis, que también es muy importante:


Después de tal descripción ceñuda y dental, el señor llama a Jane Eyre "bruja", apodo que usará en más de una ocasión (como en la siguiente imagen) y que siempre me hará reír.

La traducción no es gran cosa pero bueno, se disfrutaba igualmente.
A pesar de que el contexto de esta historia es muy parecido al de Orgullo y Prejuicio (dígase, hombre soltero muy rico y dueño de una mansión estupenda y maravillosa), el señor Rochester no tiene absolutamente nada que ver con el señor Darcy. A Darcy se nos presenta como un hombre guapo, altivo, muy correcto y snoob. El señor Rochester no es guapo (algo que nos remarca en varias ocasiones, llegando a compararse así mismo como Vulcano), es moreno, tiene los ojos negros y un pecho demasiado grande en comparación con sus extremidades. Es quizás un poco borde, no es siempre del todo correcto y anda siempre con un toque de chulería que pa qué, pa qué.

De hecho, una de las primeras preguntas que le hace a Jane es la siguiente:


No se anda con tonterías el señor, directo al grano. Tiene un juego con la pobre Jane que yo me pongo en su piel y creo que no saldría viva. Un coqueteo constante, sin muchas palabras amorosas. Pero claro, si estaba frunciendo ceño desde el primer momento, como no va a ser así...

Es entonces cuando parece que su corazón se ablanda un poquito y en un par de ocasiones casi se le escapa un... ¿mi amor? ¿Mi vida? ¿Mi sol y mis estrellas? Nunca lo sabremos.



Ahí ya caes fulminada y te enamoras de él. No voy a comentar más del libro porque sino el spoiler sería enorme y puede que muchas personas me criticaran y dejaran de hablarme. Y no quiero yo estropearos ningún libro, válgame el señor.

Por supuesto, esta novela también tiene varias adaptaciones, entre ellas una película en la que Rochester es interpretado por Michael Fassbender o una miniserie con Timothy Dalton... no he visto ninguna de las dos, pero que venga ahora mismo quién sea a decirme qué tienen estos dos hombres de feos o de mal proporcionados.

Michael Fassbender
No es precisamente el mejor peinado de Fassby, pero aún así este hombre sigue siendo muy guapo y sigue teniendo un señor cuerpazo. Demasiado maromo para ser Rochester, y además no le tiñeron el pelo y se le notan esos pelirrojismos tan akfhasgdjafladhglñadlg. Bueno, basta ya. No he venido aquí a hablar de Fassbender.

Timothy Dalton
Si Fassbender me parece demasiado atractivo para hacer de Rochester, lo de Dalton ya no tiene nombre. Un galán de metro ochenta y ocho... que me lo imagino haciendo la famosa pregunta de "¿le parezco hermoso?" y me explotan los ovarios. 

Con tantas adaptaciones de un mismo libro una a veces se pregunta cuál es la que debería ver. Ante la duda, lo mejor es recurrir a las fanáticas antes mencionadas. Si Gizuy está enamorada de Colin Firth, Athena lo está de Toby Stephens. Así que la respuesta fue clara: "mírate la versión de la BBC, del año 2006".

Y allá que fue Titania muy obediente y se encontró con este señor:


Ay mamasita, que los Dioses me cojan confesá. Qué señorazo.


Al igual que Colin Firth con Darcy, Toby Stephens me parece el hombre más acertado para interpretar a Rochester. No es precisamente un hombre hermoso, aunque quizás siga siendo demasiado guapo para lo que se nos explica en el libro. Aunque yo diría que es más atractivo que guapo. Cumple a la perfección con ese rostro que muchas veces es severo, otras seductor y otras adorable. Mide metro ochenta, por lo tanto también acierta con la altura, y evidentemente le tiñeron el pelo, porque sino habría sido un Rochester más pelirrojo que Fassbender. Su único fallo físico es que tiene los ojos claros, pero bueno, eso es un mal menor.

Tiene una sonrisa encantadora
Pero sin duda alguna, para mí gusto lo que más caracteriza a Stephens como Rochester es que está desproporcionado. Ojo, con esto no quiero decir que sea feo, sino que tiene demasiado pecho y demasiada espalda en comparación con su altura. Vulgarmente diría que está mal hecho, o que es raro, pero es una desproporción que sigue atrayendo.

Aquí la diferencia de altura no es tan grande e.e
Esta miniserie es perfecta también, una adaptación buenísima del libro. Y aunque la protagonista femenina tiene boca de rape, vale la pena gastar cuatro horas de tu vida en visualizarla.


Norte y Sur - Elizabeth Gaskell


Con este libro hay una pequeña diferencia en cuanto a los dos anteriores que he mencionado. No tengo una amiga que lo fangirleé con ansia viva, no conozco de momento a ninguna que esté apasionadamente enamorada del señor que aparece en esta novela. 

Mentira, sí que la conozco. Soy yo. Y hay una clara referencia en el principio de este libro:


Me estaba llamando, es más que evidente.

Bien, antes que nada debo decir que este no es ni mucho menos mi libro favorito. Se me ha hecho pesado muchísimas veces, hace mucho hincapié en los temas sociales y eso es algo que a mí, particularmente, me cuesta leer.

La gran diferencia es precisamente esa, aquí se nos habla mucho del trabajo. Porque vamos a ver, ¿en qué trabajaban Darcy y Rochester? ¿De dónde sacaban tanto dinero? Darcy respiraba y se llevaba diez mil libras anuales solo por eso. Sus huevos ahí el tío.

Bueno, es evidente que estoy exagerando mucho (qué mala soy a veces), pero lo cierto es que parece que Darcy y Rochester son ricos por naturaleza. Que no hacen nada pero en cambio tienen los bolsillos repletos de dinero.

En cambio, Norte y Sur es una novela victoriana, por lo que va a hablarnos largo y tendido de la revolución industrial. De la diferencia que hay entre el norte, recientemente industrializado, y el sur, que aún está libre de fábricas y cielos grises. 

Es aquí donde entra en juego la señorita Margaret Hale (horror de nombre) que proviene del sur y que es más tonta que Pichote. Sin duda es una de las protagonistas femeninas a las que más odio he llegado a albergar. Tan contenta que estaba yo con Elizabeth Bennet y Jane Eyre, y me llega Margarita con sus memeces y sus pensamientos contradictorios. Tía estúpida.

Esta señorita un buen día tiene que mudarse (por razones que no voy a explicar ahora) a Milton, una ciudad del norte en la que conoce a una maravilla de persona llamada John Thornton, que está muy orgulloso de pertenecer a esta región llena de fábricas y humo y etc, etc, etc. Dicho señor pasó de la miseria a la riqueza, labrándose él solo su camino hasta convertirse en el patrón de una de las fábricas más importantes de Milton. He aquí una clara referencia de por qué el señor Thornton es rico. 

El señor Thornton es un hombre físicamente normal, treintañero, feo pero atractivo (o eso dice Margaret, así que tampoco le hagáis mucho caso porque como dije antes, se contradice así misma muchas veces), MUY regio, MUY disciplinado, MUY correcto y MUY inglés. Y tiene un ceño que ya les gustaría a muchos:



Ojo al segundo recorte, que es de partirse la caja: "¡Menudo ceño tiene!" No digo nada. 
Debo aclarar que aquí es el hermano de Margaret el que dice que el señor Thornton es poco atractivo. Así que como unos dicen que sí y otros que no, pues nunca nos aclaramos.

Y al igual que el señor Rochester, el señor Thornton también es dado a hacer algunos Stannis:


A mí solo con esto ya me tenía enamorada, con tanto fruncimiento y rechinamiento. Estaba claro lo que quería el señor Thornton. Pero Margaret es tonta, ya os lo he dicho. Y no me cansaré de repetirlo. Porque a ver cómo es posible que una mujer no se enamore de un hombre cuando pasa esto:


Lo repito por si no se han dado cuenta: habló en un tono suave y amable, tan conmovedor como cuando lo emplea un hombre fuerte y saludable.

Ese tono de voz lo usa para hablar con la madre de Margaret (que se llama María, un nombre bastante más bonito), y la reacción de esta señora es la siguiente:


¡¡Normal señora, normal!! Es que a mí me habría ocurrido lo mismo. Se me harían las rodillas gelatina de tal impacto. Pero Margaret no, Margaret dice que Thornton es un mierdas. Bueno, unas veces dice que es un mierdas y otras veces dice que es un hombre estupendo. No se aclara, esta mujer no se aclara. De verdad que me daban ganas de quemar el libro cada vez que tenía que leer sus pensamientos. En cierto momento de la historia el señor Thornton la llama "vanidosa" (con toda la razón del mundo, por cierto) y yo ya estaba aplaudiendo con las orejas de ver que alguien le decía las cosas con pelos y señales a esta mujer.

En fin, aunque ya dije que el libro no ha sido la octava maravilla del mundo, hay algo que me ha gustado más con respecto a los dos anteriores. Y es que aquí se nos muestran los pensamientos del señor Thornton y también los de su madre, la gran señora Hannah Thornton. Muy fan de estos dos personajes, daba gusto leer capítulos sobre ellos.

Bueno, una vez finalizada la novela llegaba la pregunta de siempre. ¿Qué adaptación veo? En este caso lo tenía muy claro, no tenía que preguntarle a nadie. De hecho el mismo libro me lanzó una indirecta muy clara nada más empezar a leerlo:


Estupendo, el libro dice que hay que ver a Richard. Me lanzo como una posesa a ver la versión de la BBC del año 2004 donde nos encontramos con esto:

Mirada fruncidoraaaaaaaaakajgdlfgdkfdl

No sé muy bien qué pensar con respecto a esto. No sé si es que la Margaret del libro tenía el gusto atrofiado, o que el director de reparto de esta serie se pensaba que Richard Armitage era feo. O que querían poner a un Thornton guapo y cambiar un poco el libro. Todo es posible. Lo curioso es que en un momento de la serie, Margaret dice lo siguiente:


Mira niñata, comparar al señor Thornton en belleza con un bulldog es para darte dos hostias con la mano abierta.

Bueno, dejemos a un lado la violencia. Debo decir que Richard es un hombre estupendo que interpreta al señor Thornton de maravilla, con esos andares regios y altivos que tanto lo caracterizan (al igual que Darcy), los hombros cuadrados, y sin ningún atisbo de duda en ese rostro que es de laksjghaslkfshlfa.


Diferencia de altura más que evidente
Estoy completamente encantada con este Thornton, con este señor de casi metro noventa, con esos ojos, con esa voz, con esas patillas, con ese vestuario que me vuelve loca, con esas sonrisas que le dedica a su madre y que a mí me derriten... Por no hablar de los momentos en los que se quita el pañuelo y aparece con el cuello despechugao.


Ay Señor, Señor. Qué vida esta, que me muestra hombres así en pantalla y luego me tengo que enfrentar a la cruda realidad.

Esta miniserie también me está gustando mucho (aún no la he terminado, grrrr), me parece una adaptación más que aceptable aunque tiene varios cambios con respecto a la novela. Entre ellos uno que me parece imperdonable: que Thornton sea un hombre violento. No, no, no. No, señores, no. Thornton es un hombre regio y estricto, pero de ahí no pasa. ¿Cómo va a levantarle la mano a nadie si tiene un corazón de oro? Es impensable. Pues nada, los guionistas de esta adaptación decidieron mostrarnos a un señor violento y con muy mal humor. Gracias a los Dioses, solo ocurre en el primer capítulo.


Por lo demás, me parece una buena serie. Margaret es aún más odiosa (mejor), la familia de Thornton está muy bien conseguida (estupendo), y John Thornton está interpretado por Richard Armitage (maravilloso).

8 comentarios:

  1. Ay, omá. A mí es que nombran a Darcy y se me nubla la mente y todo.

    «Alto, orgulloso, altivo, regio, con esos rizos negros que kasjfgasjkfgaskljfld, las patillas tan kajgakdjgakldjgfadl y sus ojos profundos que también kasjgfasljgfajlgfla. No puedo explicarlo de otra manera.» Estoy muy de acuerdo con esta frase, ni yo podría haberme expresado mejor.

    La verdad es que a mí me pasaba lo mismo que a ti antes de leerme Orgullo y prejuicio, porque nunca había leído novelas de este tipo y pensaba que no me iba a gustar. Pero en la biblioteca de Chiclana no encontré los libros que me apetecía leer ese momento y por curiosidad pillé este... ¡menos mal! A mí me gustó desde el principio y cuando salía Darcy ya ni te cuento <3

    Jane Eyre también me gustó mucho, aunque creo que ya ningún hombre puede desbancar a Darcy de mi corazón. Yo esta novela la había oído nombrar en otro libro (que ahora mismo no recuerdo y llevo un rato pensando) y la tenía en pendientes aunque, como me pasaba con Orgullo y prejuicio, pensaba que no me iba a gustar.
    «Y aunque la protagonista femenina tiene boca de rape», ay, me parto, jajajajaja. Yo decía que tenía boca de pato, pero creo que de rape es más acertado, jajaja. La verdad es que los actores en esta miniserie están muy bien elegidos. Los señores de la BBC son grandes.

    Y de Norte y sur no puedo decir nada porque no lo he leído y, de momento, no creo que vaya a hacerlo si la chica es tan tonta, que yo como no me enamore de los personajes me cuesta mucho leer.

    Muy buen post, me ha encantado leerlo y recordar esos buenos tiempos junto a los dos hombres que ya conozco y conocer al nuevo. Y también volver a mirar las fotos de Darcy antes de publicar el comentario <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy encantada con tu comentario, qué maravilla <3

      Yo siempre he sido muy reticente a leer libros de aquellas épocas, me da la sensación de que va a ser muy pesado y que no me voy a enterar absolutamente de nada xD

      Pero la verdad es que con los dos primeros disfruté mucho, ambas historias me encantaron y los personajes son geniales (tanto los principales como los secundarios) aunque ya sabemos que nuestra atención siempre se centra en Darcy y Rochester jajajaja.

      La verdad es que también puede pasar por boca de pato, pero yo siempre le vi algo de pez en esa cara, jajaja. Cuánta crueldad xD

      Norte y Sur tiene cosas muy buenas, como el hecho de narrarnos los pensamientos de varios personajes y no solo los de la protagonista femenina, y también por ser una historia en la que los personajes tienen que trabajar muy duro para labrarse su futuro. La época es distinta, así que no va de niños ricos preocupados de con quién se tienen que casar xD

      Pero es más política por así decirlo. Todo muy obrero-social, con sus huelgas y sus sindicatos, y a mí esas cosas me resultan muy pesadas de leer. Y si a eso le sumas que la protagonista es tonta, ¡pues para qué queremos más!

      Yo si acaso te recomendaría que vieras la miniserie porque el libro creo que no te gustaría. Así odias a Margarita y te maravillas la vista con mi galán favorito, jajajaja.

      Eliminar
  2. Excelente recorrido por estos tres clásicos y sus protagonistas masculinos. He de decir que Darcy me tuvo loca perdida hasta la llegada de Rochester, pero hay sitio para todos en mi corazoncito. Thornton también tiene su hueco. Estos tres hombres, estos chicos malos con alma blanca, nos tienen enamoradísimas... Y, para colmo, los actores que eligieron. Ya eso es el remate. Colin, la elegancia; Toby, el genio; Richard, el porte... Para morir.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajaja, nosotras no somos egoístas, guardamos un huequecito para cada uno de ellos, ¿verdad?

      La verdad es que cada uno de los protagonistas masculinos tiene un algo que conquista, y te hacen vivir el libro como si tú fueras la protagonistas femenina <3

      La elección de los actores no puede ser mejor. Qué maravilla, es tal y como has dicho: elegancia, genio y porte. ¿Te imaginas la mezcla de los tres en uno solo? Sería EL hombre.

      Eliminar
  3. Aplausos múltiples por esta entrada, me ha encantado!!!!
    Yo conocí al señor Rochester a los 17 años, cuando leí Jane Eyre por primera vez y quedé totalmente marcada por la historia. Es uno de los libros que devoro sin pudor cada x tiempo y cada vez lo disfruto como más. Tengo todas las adaptaciones televisivas y cinematográficas (hay una en la que el señor Rochester es mi adorado Orson Welles), pero sin duda la mejor es la de Toby (la de mi Fassbender es un cagarro pero yo babeo cada vez que lo veo). Es una gran adaptación ya no de la historia sino del carácter de los personajes, algo que me parece muy difícil de conseguir.
    Con Orgullo y prejuicio tengo otro pasado. Me encanta Jane Austen y la película Sentido y sensibilidad la tengo quemada. Por otro lado, Colin Firth es de mis actores ahshsgsakvdjssva. Ya sabía que existía esa adaptación (ya me lo recordaba Bridget Jones constantemente) pero os tengo que recordar que no existía antes el adsl? Hace creo que ocho años por fin me la pude descargar y recuerdo perfectamente que me preparé para verla, me faltó ponerme los tacones. Fue aún mejor de lo que esperaba. Me la vi dos veces en dos días, no digo más. Colin Firth es impresionante, cómo puede mirar así, actuar así, cómo puede ser Darcy himself??? A todo esto, tardé poco en sacar el libro de la biblioteca y devorarlo, es otro que disfruto muy a menudo y cada vez me gusta más. Darcy es un personaje maravilloso, cómo puede declararse así el ashagsjagssjgashsgajaandhks hijo de su madre???? Maravilloso, maravilloso, maravilloso. De la adaptación de la Keira me niego a hablar, directamente.
    Y Norte y sur no me había molestado en verla al creer que era una nueva versión de mi querida serie de los ochenta. Pero ciertas personas me empezaron a decir "Richaaaal, Richaaaaaaaaaaal" y ayer la vi. Estoy afshshgsavsjsnadka. Qué modo de mirar tiene este hombre que me temblaban hasta las patillas de las gafas?!??!?! La historia no me ha maravillado (sabía que lo de la violencia era un añadido de la serie, al personaje no le pega) pero él... Qué calores, por favor.
    Muchas gracias por la recomendación!! Y por tener estos gustos!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo los he leído los tres prácticamente seguidos, y la verdad es que ha sido genial. Enamorarse primero de la elegancia y el orgullo del señor Darcy, justo después enamorarse de la picardía del señor Rochester, y ya para finalizar me enamoré del corazón del señor Thornton.

      Los dos primeros libros (Orgullo y Prejuicio y Jane Eyre) me gustaron muchísimo y sé que algún día los volveré a leer. Son geniales, adoro a Elizabeth y Jane, y los personajes secundarios te cautivan, ya sea para bien o para mal. Son dos historias maravillosas.

      Norte y Sur no creo que vuelva a releerla, pero sí que volveré a leer los "momentos importantes", es decir, los capítulos de Thornton y su madre xDD A Margaret no la soporto, es sumamente odiosa. En la serie no llega a tanto, pero en el libro me ponía de los nervios.

      Y ya si hablamos de las adaptaciones... ¡ay omá! Colin Firth ES Darcy. No hay más. Lo ves en acción y no paras de decir akhasklghaskghasklñghs todo el rato. Yo hacía capturas de pantalla a cada momento, aunque como no lo tenía en calidad HD pos no se ve muy bien xD

      Toby Stephens también está logradísimo como Rochester. Clava completamente al personaje y ese punto de picardía lo tiene de más y de sobra. Siempre recuerdo la escena en la que ella se tiene que ir para ver a su tía, y el le regatea con el dinero que le tiene que dar y no xD Tremendo.

      Y ya que te voy a contar yo del Richal si has visto mi fangirlismo de loca perdida, que no tengo remedio con él, que se me cae todo cuando lo veo. Y encima me lo visten con esos trajes, esos sombreros, y ese pañuelo del cuello que cuando se lo quita es de akjgasldkghaldkghldkghañsdg. Me indigné mucho cuando vi la paliza que le daba al empleado, pero por lo demás la adaptación no está mal. Y Richal es maravilloso, como mira a la estúpida de Margaret, como sonríe a su madre, como le dice "nobody loves me". Por favor. Qué maravilla.

      Eliminar
  4. Bueno, creo que mis opiniones respecto a estos tres caballeros es bastante diversa.
    Empecemos por Orgullo y prejuicio, hace unos años ví la película y si bien Darcy me parece un pobre enamorado que lucha con su yo interior para no explotar de amor jamás logró conmoverme más de la cuenta. Aclaro, ví la película con la querida Keira XD. Este año recién me anime con el libro y sinceramente Darcy se ganó todos los puntos, ok, no me enamoré de él pero admiré muchísimo su insistencia en ganar el amor de su amada, el primer momento cuando se le declara, es sublime, y cada encuentro posterior te logra transmitir o imaginar lo que estaba sintiendo el pobre hombre, ojalá existieran más Darcys en la vida, en perseverancia, en tenacidad para lograr a su chica. Un aplauso para Darcy!!!!! Me queda la asignatura pendiente para ver algunas vez la adaptación con Colin.

    Respecto a Jane Eyre..........bueno, no tuve la fortuna aún de leer el libro, apenas de ver la versión con Fassbender, no sabría decir si hubo una adaptación correcta pero debo decir que la historia no me conmovió, creo que sentía más tristeza por ella que por él, Rochester me pareció muy arrogante, de muy mal genio y si bien tenía sus motivos para actuar de la forma en que lo hacía jamás me produjo empatía, habría que ver el libro, si en algún momento lo leo dejaré saber mi opinión.
    Y Finalmente Norte y Sur, nuevamente, no leí (aún) el libro pero recientemente (ayer y hoy) tuve el privilegio de ver la adaptación de 2004 donde está Rickyto, a ver, no soy fangirl del señor pero debo decir que esos atuendos y sus moños de diferentes colores lo hacen terriblemente atractivo, en este momento siento pena por sus fangirls, es como un ouch continuo la verdad. Bueno, si algo me conmueve en esta vida casi tanto como un hombre siendo cariñoso con un animal es sin duda, un hombre enamorado, y a Rickyto se le nota a la legua, es increíble que apenas moviendo un cuarto de músculo pueda transmitir tanto este hombre, como dije antes, si existiera el Mundial de miradas asesinas Richard ganaría por goleada a todos sus contrincantes, a todos. Interpretación magnífica, sufrí como fangirl cada escena, cada gesto, hasta la forma en que tiene para dar la mano. Creo que pocas escenas me movieron tanto adentro como cuando su damisela se marcha y él en la puerta viéndola partir le dice "Mira hacia atrás, mírame", alguien que me diga como sobrevivís de esta bombardeo de feels todos a la vez? TREMENDO!!!!!!!!!! (primera parte)

    ResponderEliminar
  5. (segunda parte)
    Y ahora, la escena final, Mr T regresa y se encuentra en la estación con Margaret. OH DIOS OH DIOS! Y señores esta escena es para enmarcarla y ponerla en un cuadrito de oro. Es este tipo de escenas que te transmiten amor para repartir hasta a tus nietos. Magistral Richard, recuerdo una entrevista de Harry Lloyd donde decía que para interpretar un sentimiento o una situación debiste haberla vivido, que si él no se hubiera sentido miserable o no se hubiera sentido enamorado quizás no lo hubiera podido transmitir en pantalla y entonces lo ví a Richard con esa mirada convencida de su amor, como si realmente lo estuviera sintiendo, con todos los sentimientos a flor de piel y apenas con ese toque risueño en la mirada y esa leve sonrisa (muy tacaña debo decir) se convierte en el amor en persona. Y ese instante cuando le toma la mano, totalmente seguro y confiado, qué otra cosa se le puede pedir a un hombre? ABSOLUTAMENTE NADA! Precioso final, y lo dice una que detesta los finales felices. WE LOVE YOU RICHARD!!!!

    ResponderEliminar