lunes, 17 de marzo de 2014

Norte y Sur

Como ya dije en mi anterior post, aún no había finalizado la mini-serie de la BBC del año 2004 que adapta la novela de Elizabeth Gaskell. Solo había visto los dos primeros capítulos y, aunque vi cambios en ella con respecto al libro (alguno de ellos, imperdonables), me parecía una buena adaptación.



Anoche por fin terminé de verla. Fangirleé como una loca, creí morir por momentos (de hecho he soñado con Thronton e.e), y en general me ha parecido una buena serie que seguramente volveré a ver a lo largo de mi vida (quizás hasta la compre). Pero me ha dejado con un sabor de boca un poco agridulce con respecto a lo que he leído en la novela.

Es evidente que toda adaptación de un libro tiene cambios, y como tal los acepto. Pero me mosquea mucho que se cambie también la personalidad de los personajes, y eso es algo que ocurre en esta mini-serie. A lo mejor si fueran otros personajes no me importaría tanto, pero para mí el señor Thornton es sagrado. Ahora seguro que venís muchos diciéndome que eso me pasa porque estoy obsesionada con Richard Armitage, que si fuera otro actor no le daría importancia. No os quitaré la razón, ya sabéis que el amor es ciego, pero aún así creo que tengo motivos de sobra para quejarme (y no solo por mi querido Richal, que lo hace de maravilla en este papel).

Antes de nada debo decir que Norte y Sur no es una novela romántica, es una novela victoriana. Aquí se habla de fábricas, de huelgas, de sindicatos, de patrones y trabajadores. En fin, se tratan temas sociales. Pero claro, entre medio nos encontramos con los sentimientos de cierto señor a cierta señorita, y a los fans (sobre todo a las féminas) nos encantan estos temas amorosos. Ver como un hombre de esa talla se derrite de amor por una mujer.

A nosotros (o por lo menos a mí) nos llama más la atención esa relación amorosa, y estamos esperando continuamente que en el libro ocurra algo de akljfladjfhlgkdlgda. Pero lo cierto es que esta novela no contiene mucho contenido romántico. En la mini-serie han cambiado este aspecto, le han dado mucho más romanticismo (sobre todo en la segunda parte), un cambio que a mí, personalmente, me agrada.

El problema llega cuando analizamos a los dos protagonistas, en especial al señor Thornton.

Bien, antes que nada debo decir que esta novela se me asemeja en varias ocasiones a Orgullo y Prejuicio. Ojo porque a partir de este momento voy a soltar varios spoilers, tanto de una novela como de otra.

En resumen podríamos decir que la relación entre los personajes protagonistas de ambas novelas es muy similar: mujer humilde pero de ideas claras conoce a un hombre que es de un estatus social mayor que el de ella. Dicha mujer se convence a sí misma de que, como es un hombre de alto standing, es un capullo de mierda y como tal no lo soporta. Este hombre, irremediablemente y en contra de su voluntad, se enamora de dicha mujer a pesar de que las circunstancias no son precisamente las mejores. Aún así declara su amor precipitadamente y de una forma un tanto "curiosa", algo que deja a nuestra citada mujer con cara de póquer. Ella rechaza de pleno al hombre enamorado y éste se larga de allí (en el caso de Darcy, cabreado; en el de Thornton, apenado). Hasta aquí todo igual, ahora es donde vienen las diferencias.

En Orgullo y Prejuicio ocurren una serie de sucesos que provocan un cambio en nuestro queridísimo Darcy, algo que favorece el cambio de postura de Lizzie hacia el apuesto caballero, llegando a enamorarse también de él.

En Norte y Sur es todo más precipitado, más abrupto. También ocurren varias cosas que favorecen un cambio de sentimientos, pero en este caso no creo que sea Thornton el que cambie su forma de actuar, sino que es Margaret la que se da cuenta de que se ha equivocado rotundamente al calificar a Thornton como un hijodep***.

En mi más sincera y modesta opinión, creo que los guionistas de esta adaptación han intentado calcar un poco a Darcy e insertarlo en Thornton. Y ahora explico el porqué de este pensamiento.

Como ya dije en mi anterior post, Margaret peca de idiota, y ya que estamos también de tozuda. Está absolutamente convencida de que, como Thornton es el patrón de una fábrica importante de algodón, es un cabronazo que explota y trata mal a sus trabajadores, que ha vivido siempre como un sultán y que nunca le ha faltado de nada. Y nada más lejos de la realidad, señores. Thornton es un buen jefe, en ningún momento trata mal a sus empleados a pesar de que su actitud regia nos haga pensar lo contrario, y no siempre ha vivido con todo lujo de comodidades. Es un tío legal que tuvo que superar un momento muy trágico en su vida, sacar adelante a su madre y a su hermana menor, superar la miseria en la que vivían y pagar las deudas que acarreaban a su familia.

Pero Margaret es Margaret, y se le ha metido entre ceja y ceja que John Thornton es un hombre horrible. Hasta que al final, y casi de sopetón, cambia de idea y acepta casarse con él, dándole así la razón a la señora Thornton, que en una ocasión le dice: "Usted no conoce al hombre que ha rechazado" (pa ovarios los de Hannah Thornton).

En cambio, en el primer capítulo de la serie, se nos muestra a un Thornton violento, que llega a darle una paliza a uno de sus trabajadores mientras Margaret lo ve todo. Luego nos intentarán aclarar que Thornton tenía razones suficientes para pegar a ese hombre, pero no me convence en absoluto porque este galán nunca ha sido un hombre agresivo. Como bien comenta mi querida Athena en su post, al final del capítulo sale esta escena:


En ella Margaret dice lo siguiente: "Creo que he visto el infierno y es blanco. Blanco como la nieve."

Es evidente que "mi queridísima amiga" hace referencia a la fábrica de Marlborough Mills, comparándola con el infierno. Mientras tanto Thornton se pasea por allí, por lo que él es el patrón de ese infierno blanco. El demonio.

Bien, no me extraña que Margaret diga estas cosas porque está obcecada en que Thornton es la peor persona del mundo mundial. Y punto pelota. De hecho me parece bien que lo diga, así nos demuestra lo tonta que es. Lo malo es que como antes se nos ha mostrado a un Thornton violento, pues los espectadores cuando vean esto dirán: pues tiene razón la muchacha, el tío es peor que el demonio.

En el segundo capítulo se comen con papas una frase fabulosa de mi galán favorito, y aparte de eso Margaret parece incluso engatusada del señor Thornton en un momento dado, algo que en el libro no ocurre porque claro, ¡como va a darle Margaret la mano al señor Thornton en la cena de su casa y sonreírle de esa manera! ¡Si lo odia! Imposibol todo.

Es en el tercer y en el cuarto capítulo donde ya se nos muestra a un Thornton amable con sus trabajadores y dispuesto a ayudar a Margaret. Aclaro que no me parece mal que se nos muestren estas facetas en la segunda mitad de la serie, ya que en el libro tampoco se llegan a apreciar las cualidades del señor Thornton porque todos le odian. Pero en la serie se produce un cambio muy sustancial (como ocurre con Darcy) porque recordemos que en el primer capítulo le dio una paliza a uno de los obreros... y ahora incluso come con ellos. Claro, Thornton ha cambiado por amor, para engatusar a Margaret. No te digo yo...

Para colmo de mis males, la Margaret de la serie va siempre muy de guay, pero no me resulta tan gilipollas como la del libro porque yo tampoco me enamoraría de un hombre que trata de esa manera a sus empleados, pero sí me enamoraría del hombre que les ayuda, que es justo lo que sucede en la serie. En el libro siempre es un buen hombre, de principio a fin, y Margaret se da cuenta de esto al final.

Aún así reconozco que la serie me ha gustado, a pesar de haberle hecho ese cambio a mi querido Thornton.

5 comentarios:

  1. Me encanta que comentes esto porque, aunque el libro no me lo he leído y pasa muy pronto, la paliza que le pega al trabajador no me pegaba para nada, me pareció excesivamente forzada cuando la vi. Con esto me lo explico todo. Considerarían que esa licencia era necesaria para justificar el odio de Margaret hacia Thornton pero personalmente opino que, apoyándose en la gran interpretación del Richal (y en esa cara de asco que pone que te dan ganas de darle una hostia y comerle los morros a la vez) y enfatizando algunos rasgos más duros, no era para nada necesario recurrir a ese cambio.
    Me leeré la novela para enamorarme un poco más de él :)
    Besotes!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, lo hicieron para que justificar el rechazo de Margaret, algo que no me parece justo para el personaje de Thornton, al que adoro.

      Está claro que es un hombre muy serio y muy estricto, y, como bien dices, con esa mirada que le pone Richard es más que suficiente para que puedas desconfiar un poco de la actitud de Thornton. Pero de ahí a presentárnoslo como un tipo así va un trecho muy grande. Además, así parece que Margaret no es tonta, cuando ya sabemos que es más tonta que Pichote xDDDD

      El libro es un poco pesadete, pero yo disfruté mucho de poder leer los pensamientos de la familia Thornton. Y te das cuenta del tipo de hombre qué es él :) Espero que lo disfrutes.

      Eliminar
  2. Me vi la miniserie, la amé, amé, amé <3. Y a Thornton más, quién no se fijaría en semejante tio más bacan. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es imposible que una mujer en su sano juicio no se fije en semejante hombre, jajaja.

      Gracias por comentar :)

      Eliminar
    2. Hola me encanto tu reseña y opinión. Felicitaciones! En mi caso vi la mini-serie hace mucho y le daba vueltas al libro porque tenia que leerlo en digital (aquí en mi país no se consiguen muchos títulos), y realmente le escapo por que no me gusta. Al final me decidí y lo termine anoche. Me encanto, amo tanto a Thornton como a Mr. Darcy jajaja... Me gusto mucho el libro es sin duda ahora unos de mis favoritos.
      Como suele pasar el libro supera a la serie o película, por lo que no veo con taaan buenos ojos como al principio esta serie que igual me gusta. Richard Armitage lo compensa las escenas inventada y el toque violento que le dieron a su personaje.
      Saludos desde Argentina, Códoba.

      Eliminar