miércoles, 23 de octubre de 2013

Cómo conocí a Colin Firth

Bien... esto... no sé muy bien cómo empezar a escribir. Pero váyanse agarrando las enaguas.

Como habrán podido comprobar al leer las anteriores entradas de "Cómo conocí a...", tengo una memoria envidiable. Suelo acordarme a la perfección de cosas que carecen de importancia y recordarlas con todo lujo de detalles. Por eso sé que la primera vez que vi a Christian Bale fue en El Truco Final, y a Matt Bomer en un capítulo de Glee por Youtube.

Es evidente que he visto muchas películas de Colin Firth, básicamente porque lleva trabajando desde antes que yo naciera. Así que... ¿cuándo fue la primera vez que lo vi?



Bueno, pues no tengo tanta memoria como para recordarlo. Por desgracia sé que no fue como Fitzwilliam Darcy en Orgullo y Prejuicio, ni como Mark Darcy en El Diario de Bridget Jones, ni como Jorge VI en El Discurso del Rey, ni tampoco como George Falconer en Un Hombre Soltero.

Así que debió ser en alguna de esas comedias románticas que ponen muchas veces por televisión. Aunque debo mencionar dos películas que sí recuerdo muy bien y que vi de principio a fin.


La primera fue El Retrato de Dorian Gray, película mala hasta decir basta y que no volveré a ver por nada del mundo. Aquí nuestro querido actor aparece con barba (algo inusual en él), y aunque no le queda mal, debo admitir que le prefiero afeitado.




La segunda es Mamma Mia!


Esta película la recuerdo bastante mejor ya que la vi en el cine acompañada de mi señora madre y donde me encontré de nuevo con este señor de mirada profunda, rizos rebeldes y sonrisa encantadora, como bien podréis ver en las fotos.

Esa sonrisita...
¡Y además canta!


Curiosamente a la mayor parte del público no le gusta este musical, y la verdad es que no sé las razones. Yo pasé un buen rato, aunque sí es cierto que a veces se vuelve un poco pesada con tanta canción. Pero como a mí ABBA me gusta pues chachi.


Bien es cierto que en esta película se me pasó un "pequeño" detalle que más tarde explicaré. Deciros que Colin comparte reparto con Stellan Skarsgard y Pierce Brosnan (este último conocido entre mis amigas como "el Pir Brojnan"). Para poneros en situación, la protagonista de la película (que no es otra que Meryl Streep) tuvo relaciones con tres hombres distintos en la misma época. Y aquí están los tres:


Creo que no hace falta decir quién es el más ahsgafsasdaghsj de los tres, ¿no? Bueno, ¡pues la señora está locamente enamorada del Pir! Lo que hay que ver señor...

Y hasta aquí llegan mis recuerdos pasados con sus películas.

El problema llegó cuando empecé a leer Orgullo y Prejuicio, ya que varias chicas me habían hablado muy bien del libro y a mí ya empezaba a picarme el gusanillo, más que nada porque quería comprobar si todo lo que se decía sobre el señor Darcy era verdad. Y vaya que si era verdad.

Como bien sabrán, este famosísimo libro tiene varias adaptaciones, pero hay una que acapara todos los elogios: la que hizo la BBC en 1995. Y mientras yo buscaba esta serie para descargarla me encontré con esta foto:

¡Shdashdgfasdgadhaadsdashdasgdsagd!
A ver... vayamos por partes. Yo sabía que era Colin Firth el que interpretaba a Darcy... ¡pero no sabía que estaba tan guapo! No, no, me he expresado mal. A ver, Colin es guapo... ¡pero no sabía que estaba aún más guapo de lo que es!

Y claro, ¿qué le pasa a una fangirl fanática como yo cuando ve una foto como ésa? Pues que quiere ver más fotos, obviamente. ¿Y cuál es el problema? Que si busco más fotos me puedo hacer spoilers de la serie... ¡y no quiero!

Entonces encontré una solución rápida y asequible para soportar mis ganas de ver a Mr. Darcy, y no era otra cosa que ver las películas de Colin Firth que aún no había visto... y aquí van tres de ellas.


Comedia romántica muy buena donde nos encontramos con nuestro querido amigo tan guapo como siempre y protagonizando una de las historias más bonitas de esta película.


Será en esta película donde me daré cuenta de ese "detalle" que antes mencionaba. En verdad es una tontería pero a mí me llama la atención que no me diera cuenta.


Este señor siempre me pareció de estatura media, algo rellenito y muy normal. Bien, os doy permiso para que me fustiguéis por tales pensamientos.


El señor Firth mide casi 1.90 metros (1.88 para ser más exactos) y evidentemente no está ni gordo ni rellenito. Pasa que es de una constitución más bien grande, tiene los hombros anchos y una buena espalda, y su rostro también es ligeramente rechoncho debido a los mofletes y la mandíbula tan cuadrada.


En lo que sí tenía razón desde un principio es que es un tipo normal. Y la verdad, me alegro, porque en la imperfección está la perfección. Este hombre no es muy varonil, ni muy atractivo, ni tiene un algo que te enamora desde el primer momento que lo ves. No, porque es un tipo normal. Pero te mira con esos ojos oscuros, te sonríe de esa forma tan campechana y se viste con ese porte de elegancia inglesa y ten en cuenta que si no te enamoras de él en la primera peli, lo harás en la segunda.


Lo cierto es que tiene unas facciones bastante finas, no está muy fornido aunque se le nota fuerte, tiene las piernas larguísimas y se le marca bastante la nuez en el cuello (y dios sabe lo muchísimo que me gusta eso).



Bueno, sigamos. Las siguientes películas que visualicé no fueron otras que estas dos:

Los ojos de Hugh están photoshopeados, él no los tiene tan grandes.
Y las ojeras también se las han quitado.
Quién haya leído Orgullo y Prejuicio y luego haya visto El Diario de Bridget Jones comprobará que ambas historias son muy parecidas. De hecho, la autora de Bridget dijo que su libro está basado en la novela de Jane Austen y en la adaptación de la misma por la BBC. ¡No hace falta que lo jures, es prácticamente igual! Además imaginó a sus personajes como Colin Firth (obvio, él es Darcy) y Hugh Grant (Cleaver). ¡Y voilá, ahí están los dos!

El trío calatrava
Bien, antes de nada, debo admitir que mientras veía estas cintas sentía mucha compasión por Mark Darcy, y es que tener por novia a una mujer como Bridget Jones es para tener un par de ******* y muy bien puestos. De verdad que mucha veces hasta yo me sentía mal por esa maravilla de hombre.


Evidentemente, en esta película sale de toma pan y moja. Su personaje es un conocido abogado y, por tanto, viste siempre estupendamente. Y como el señor tiene tan buena percha todos los trajes, corbatas, camisas, abrigos largos (y un largo etcétera) le quedan de maravilla.

La mirada del tigre. Grrr
¡Pero es que también sabe cocinar!


Y por si no tuviéramos suficiente, al principio de la segunda película aparece esto...



 Y mi reacción al verlo fue algo así:


Por favor, señor Darcy, no me haga estas cosas... demasiado tengo al verle a usted con patillas y la camisa mojada (algo que también aparece en Bridget Jones, por cierto).

Algo que me hace mucha gracia es que durante la película se dice muy a menudo que Daniel Cleaver es MUY guapo. No niego que Hugh Grant tiene cierto atractivo, aunque a mí esos ojos tristones y esa poca madera que tiene a la hora de actuar nunca me ha hecho mucha gracia. De hecho es uno de los actores que menos me gusta. Pero vaya, decir que está guapo con este pelo...


Lo siento mucho, pero no Hugh.

En fin, está claro que he visto muchas películas del señor Firth, pero creo que ya hay suficiente con estas tres. Demasiadas capturas de pantalla, je je je *frunce el ceño*

Solo deciros que ya escribiré un especial de Orgullo y Prejuicio, y más adelante presentaré una nueva sección de fruncidos.

Por hoy ya me despido.



P.D.: Es curioso que el año en el que Colin ganó el Oscar como mejor actor también lo hizo Christian Bale como mejor actor de reparto.

Qué casualidad tan ahgsfasgdagsh

7 comentarios:

  1. No sé por qué has dejado de poner capturas, podría pasarme la vida viendo fotos de este hombre. Te cito textualmente: «¡Shdashdgfasdgadhaadsdashdasgdsagd!». Ains, pienso igual que tú que es un hombre muy normal, pero tiene algo ahí, esos ojos, esa sonrisa tan perfecta... Arrrrr.

    Por cierto, me parece muy bien que la tía esa se quedara con Pris Brojnan, más Darcy para nosotras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja, tú tranquila que ya haré otros post sobre él, especialmente sobre Mr. Darcy o alguna película que vea de él :P

      Pues sí, toda la razón. Mejor que se queden con Pirj Brojnan.

      Eliminar
  2. ¿Sabe usted cómo conocí (o reconocí) a Colin Firth? Estaba viendo "Shakespeare in love" en el cine y allá que aparece el cómico prometido de Viola. Y yo pensando que a ese hombre un tanto ridículo lo había visto yo vestido de época y haciendo de tío bueno y ligón. Mi cabeza no paraba de buscar en mis archivos, poniéndole casaca, pelo estilo S.XVIII y mucha picardía y, tachán, reconozco en él al mismísimo Vizconde de Valmont. En la "Valmont" estaba muy jovencito, como a medio hacer. Como Darcy está ideal. Además, prefiero a John Malkovich como el asaltacamas, jejejee.

    Esperando esos nuevos post sobre "Orgullo y prejuicio" y fruncimientos è.é

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo aún no he visto "Shakespeare in Love" , tengo la sensación de que no me va a gustar D: Aunque descargada está para verla una de estas tardes de domingo aburridas, jajaja.

      Y toda la razón, en "Valmont" está como a medio hacer, como si le faltaran años de fábrica, jajaja. Ya comentaré también cuando vea la película, porque solo he visto fotos.

      Eliminar
  3. A mi me gusta El retrato de Dorian Grey y me gusts Hugh Grant pero es lo mejor, que a ti no porque asi no nos peleamos.
    Tienes que ver La importancia de llamarse Ernesto!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego, es lo mejor. Está claro que si vemos las pelis de Bridget Jones juntas no nos vamos a pelear.

      Quilla, en cuanto pueda la veo!

      Eliminar
  4. Me gustó tu entrada, yo conocí a Colin en la Joven con el arete de Perla, y desde aquella vez, me fascinó, se veía tan tremendamente sexy y hermoso en esa peli. Luego como que le perdí el rastro, ni siquiera sabía como se llamaba, hasta que lo vi de nuevo en la gala de los Oscar, recibiendo su premio en el discurso del Rey (peli que no había visto en ese momento), y me dije: "yo he visto a este actor". Y fue cuando caí en cuenta que era el mismo que interpretó a la versión seductora del pintor Vermeer. Y desde allí traté de seguirle la pista. Ahora con el estreno de Kingsman he vuelto a recordarlo y me he puesto en plan, voy a ver todas las pelis que pueda de él. Es una delicia verla en pantalla en cualquier papel, porque siempre cumple, aunque la peli no sea tan buena. Y en cuanto a sus fotos y su físico, es cierto no es el hombre más musculo, pero tiene un encanto único. Sus ojos, su mirada profunda, su sonrisa, los hoyuelos de su mejillas, ese cabello, su pecho amplio, sus hombros, sus piernas. Esa personalidad ambivalente entre tímido, vulnerable, pero con mucha fuerza al mismo tiempo y magnetismo. Es precisamente esa ambivalencia la que sabe explotar tan bien en sus interpretaciones y por lo cual es un actor tan grande. En definitiva, es maravilloso, pura poesía.

    ResponderEliminar