sábado, 29 de junio de 2013

Cómo conocí a Jordi Cruz

Recuerdo que estaba yo un miércoles tan tranquila, cenando con mis padres, cuando me puse a buscar en los distintos canales de la televisión lo que pondrían esa noche. Yo por lo general no suelo quedarme viendo la televisión por la noche, suelo ir directa a mi cuarto y empiezo a navegar por internet, algo que se ha convertido en un vicio muy peligroso. Aún así, tengo por costumbre ver lo que ponen en la tele por la noche, para apuntar alguna película si me parece buena o las series.

Fue entonces cuando vi que en televisión española estaban echando algo que yo no había visto nunca, a lo que mi madre dijo:

 - Es verdad, hoy ponen un programa nuevo de cocina.

A primera vista, eso de decir "programa de cocina" no me llamaba la atención. Y eso que de pequeña me tragué miles de programas de Karlos Arguiñano. Pero lo cierto es que me quedé un rato mirando ese programa... y al final me enganchó. Ver a tantísimas personas en la Plaza de Oriente de Madrid cocinando me pareció algo de lo más original. Nunca había visto un reality-show así, y me llamaba la atención. Entonces claro, quería saber a qué personas elegían para el concurso y con qué plato se presentaban estos novatos cocineros.
Es entonces cuando nos presentan mejor a los tres chefs que serán jurado del programa. 


Madremíamadremía cómo está el de la izquierda

Y en ese momento, cuando los vi a los tres, mi mente soltó un "ahívalahostia". Más específicamente al ver a los dos hombres, tanto al jovenzuelo como al que tiene mirada de matar. Del señor que tiene cara de mala hostia constante ya hablaré más adelante. Hoy me centro más en el jovenzuelo. Porque vaya con el jovenzuelo.




En ese momento yo ni sabía cómo se llamaba, ni cuántas estrellas Michelín tenía, ni nada. No lo había visto nunca. Pero este hombre hablaba y tú, inconscientemente, fruncías el ceño al oír su voz. Qué voz, señores, qué voz.

Los que me conocen saben que soy un poco exquisita en este tema. Aunque yo no lo veo tan raro. Simplemente no me gustan los hombres que tienen voz de mujer, mientras que adoro las voces graves, cálidas y rotas. Es algo que, en un primer momento, me deja con las enaguas a la altura de los tobillos.

Si a eso le sumamos que este chico tiene los ojos rasgados y de un color muy stannístico, pues para qué queremos más. Enaguas fuera para siempre.

  • Ojos stannísticos: dícese de aquella mirada impenetrable y profunda, de un color azul o verde con tonos oscuros.

Ojos stannísticos

Pero claro, no todo puede ser perfecto. Este muchacho se nota que es bajito, de hecho es el más bajo de sus compañeros, pero lo que más me mata es que siempre usa zapatillas. Va muy guapetón con sus americanas y sus tejanos oscuros, pero ni siquiera para ir a un hotel de lujo se pone unos zapatitos más elegantes. Que oye, a mí también me gustan las zapatillas, pero va siempre tan elegante que ese calzado casual me estropea un poco el modelo.


Fruncimiento de ceño en tres, dos, uno...

Pero bueno, yo estaba convencidísima de que este muchacho era muy joven y que, aunque era un grandísimo cocinero, el que cortaba aquí la masa era el otro hombre (sí, el de la mirada asesina). ¡Pues no! Resulta que aquí el chaval es el cocinero más joven de España (y segundo del mundo) en haber ganado una estrella Michelín. Pero no solo tiene una, no. Tiene dos estrellitas. Mientras que mi amigo el de la mirada intimidante solo tiene una. Quién lo diría.


En su ambiente

Evidentemente, no me perdí ni un solo programa de este reality y, por tanto, fui conociendo más a este hombretón que cada vez se mostraba más amigable, cómico y cercano. Se llama Jordi Cruz, nació en Manresa y tiene 35 años. Empezó a trabajar como cocinero a los 14 (ahí es na) y ganó su primera estrella a los 26. Recuerdo que cuando salió Fabián por primera vez (el más joven del concurso), Jordi le dijo que se veía muy reflejado en él, porque con 17 años ya era chef de restaurante.

Sin duda alguna, este hombre no gusta solo por lo guapo que es, sino también por el carisma que ha transmitido durante el transcurso del programa, y especialmente me agrada porque se nota que es un tipo muy trabajador. Se toma muy en serio su trabajo, es muy constante, y sé que es de ese tipo de personas que cuando un plato no le queda bueno, vuelve a intentarlo una y otra vez hasta que consigue el sabor que él busca. Ese tipo de personas tan trabajadoras, constantes y humildes son dignas de admirar.

Y por supuesto también gusta su sentido del humor. Cuando tiene que trabajar trabaja, pero no siempre se está trabajando. Ahí es cuando se nos muestra al hombre simpático y bromista, porque vaya la que tenía montada con la parejita de Pepe y Maribel.


Jordi haciendo de las suyas con Maribel

Lo cierto es que me alegro mucho de haber visto este programa. Me ha viciado mucho, entretiene y aprendes bastante sobre cocina. Y además te llevas grandes puntos de humor y hombres guapos como el amigo Jordi. Lo siento mucho por Anastasia, pero este chico no tiene nada que envidiarle a Christian Grey.


Qué suerte tiene Eva

8 comentarios:

  1. Perfecta descripción a la que añadiría los pelos de recién... fruncido e.e

    Este chico nos ha conquistado a todas. Recuerdo el programa donde cocinaron para el equipo de "Isabel" y cómo dijo que quería el teléfono de Michelle Jenner mirando a cámara picaronamente. Todas pensamos lo mismo: "¡Nosotras queremos el tuyo!"

    Otra cosa que me encanta es cuando se coge las manos. Eso quiere decir que va decir algo importante desde el punto de vista culinario.

    En fin, un primor. Espero con ganas el post sobre Pepe. Este señor me ha conquistado con su personalidad, su sentido del humor y su profesionalidad, y lo que gana cuando sonríe.

    Gracias por el post ;)

    ResponderEliminar
  2. Ah, por supuesto que no tiene que envidiarle al señor Grey. ¡Jordi sabe cocinar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, se me ha olvidado añadir ese peinado que lleva tan... despeinado, jajaja.

      Es raro que haya alguna a la que no le gusta, sino es por guapo, es por sus caras picaronas, y sino es por la voz. Todos decimos lo mismo, tiene una voz que enamora. No me quiero imaginar como sería un susurro de este hombre cerca del oído.

      Al post de mi amigo Pepe le voy a dedicar más tiempo y seguramente sea más largo. No es tan guapo como Jordi, pero me ha conquistado mucho más.

      Gracias a ti por leer =D

      Eliminar
    2. A Pepe lo queremos para casarnos y a Jordi para lo otro e.e

      Eliminar
    3. Y de Jordi, quien dice un susurro dice un gruñido en plan Grey :3

      Eliminar
    4. Jajaja, no estaría nada mal ese matrimonio, pero pobre Pepe xDD

      Jordi como si se quiere morder el labio, que seguro que también lo hace perfectamente è_é

      Eliminar
    5. Pepe para el fruncimiento formal (aunque tiene una cara de pillo que ya, ya) y Jordi para el fruncimiento loco.

      Jordi: queremos oírte gimotear e.e

      Eliminar
    6. Oh sí, me parece una idea estupenda, podemos elegir según el tipo de fruncimiento que queramos e_e Es perfecto.

      Jordi, queremos verte haciendo todo el repertorio Greyano.

      Eliminar