sábado, 30 de marzo de 2013

¿Qué tienen los villanos?

Ayer mi cabeza sufrió una "pequeña" reflexión sobre el mundo de los villanos y de los videojuegos. Parecen mundos totalmente distintos, pero lo cierto es que también están relacionados. Esto se debe a que anoche, después de una leve indecisión y algunos problemas técnicos, vi la película "Rompe Ralph". Cuando me mostraron el trailer me llamó la atención, sobre todo al ver que estaba basada en videojuegos "antiguos", de estos que se jugaban en consolas tales como la Super Nintendo.




Aún así, no estaba muy convencida con esta cinta. Tenía la sensación de que me podía gustar, pero que a lo mejor me dejaba con un ligero gusto amargo. Y es que últimamente las películas de comedia (incluso las infantiles) no me hacen tanta gracia como antes.

Pero al final nos decidimos por verla y lo cierto es que me gustó bastante. Supongo que todos conocéis la sinopsis: nuestro amigo Ralph, protagonista de la película, es el personaje malvado de un videojuego (el "Repara Felix Jr.") el cuál ha cumplido su treinta aniversario. Éste es el típico juego arcade que te encontrabas en las máquinas de los bares, donde se manejaba con una palanquita en la mano izquierda y varios botones de colores en la derecha (yo recuerdo que eran cuatro botones, pero investigando he visto que las había con más botones). Tú metías una moneda de cien pesetas y hala, a jugar.


Recuerdo que de pequeña me quedaba embobada viendo esas máquinas, aunque nunca llegué a pedir demasiado dinero a mis padres para jugar porque sabía que no me lo darían. Me conformaba con quedarme mirando y darles a los botones a pesar de que no era yo la que manejaba a los personajes. Pero tampoco tenía consola en casa. La grandiosa Super Nintendo llegó a nuestro hogar porque la pedimos prestada a unos vecinos que se iban de vacaciones un par de semanas. Eso sí, nosotros no la devolvimos hasta que terminó el verano... la tuvimos tres meses, como quien no quiere la cosa. La preciada consola solo tenía tres juegos: Super Mario Bros, Super Mario Kart y Street Fighter II. Y he aquí cuando comenzó mi pasión por estas sagas. 



La Super Nintendo. Cuántos recuerdos me trae esta consola.
Pero bueno, volviendo a la peli. El pobre Ralph está ya hasta la coronilla de que se le trate como a un criminal por ser el malo del juego. Está cansado y dice que quiere ser el bueno por una vez. 

Al principio se nos muestra a un grupo de personajes que se encuentran sentados, formando un círculo como si estuvieran haciendo terapia. La asociación se denomina "Villanos Anónimos" pero de anónimos no tienen nada. Entre estos famosos villanos destaco a uno de los fantasmitas del Pac-Man, a Bowser del Super Mario, al Doctor Eggman de Sonic, a Diablo (del mismo juego al que da nombre), un zombie random, y, como no, a M. Bison y Zangief de Street Fighter. 

Bien, ya os he comentado antes que guardo un sentimiento especial con el Street Fighter y, por tanto, con todos sus personajes. Por si alguien no lo sabe, Bison es el malo malísimo de la saga, así que era lógico que saliera en "Villanos Anónimos". Pero ver a Zangief me sorprendió. Para tener una participación tan escueta, me encanta ver su modo filosófico, intentando convencer a Ralph de que lo que hace no está mal, ya que sin un villano, la historia del videojuego no tiene sentido.

- "Ralph, tú eres un malo, pero eso no significa que seas malo, ¿entiendes?" Lo dicho, todo un filósofo.

Aún así el pobre Ralph no queda muy convencido y la lía parda. Si queréis saber lo que pasa tendréis que ver la peli, la cual hace muchos guiños a varios videojuegos de todas las épocas.

Pero lo más curioso de todo es que defiende a los personajes malvados, y no porque lo que hagan esté bien, sino porque sin ellos no hay intriga, no hay historia,... no hay nada.

Muchas veces te pones a pensar en series, películas o videojuegos y, aunque tu personaje favorito sea uno de los buenazos, te das cuenta de que el personaje malvado también te gusta, que tiene algo que te conquista. No sé muy bien por qué pero siempre es así. Y sin ir más lejos, me traslado al mundo de Canción de Hielo y Fuego, donde tengo a tres personajes malos, malos, malísimos y que me encantan.

- Lord Tywin Lannister. No sé muy bien el porqué, será que en un principio ninguno de los Lannister fue de mi agrado, y cómo a él le veía con ese porte, ese respeto que infundía en los demás, su orgullo y ese gesto de "sin mí los Lannister son mierda", pues vaya, que me gustaba a mí este hombre de patillas rubias y ojos verdes. Tiene carácter, tiene poder, y da miedo. Me gusta, me gusta.

Mi amigo Taigüin

- Euron "Ojo de Cuervo" Greyjoy. Lo de este personaje fue amor a primera vista. En verdad me gustan casi todos los Greyjoy, al menos me lo paso bien cuando leo sobre ellos. Pero este personaje tiene un aura malvada y misteriosa que atrae. No sabemos que esconde tras ese parche y tampoco sabemos si en verdad ha viajado a Valyria... hay mucha historia detrás de este pirata. Estoy deseando que salga en la serie y ver su barco, el "Silencio".

Ojo de Cuervoasdasfadsfasd

- Petyr Baelish "Meñique". Lo de Meñique ya es de guasa. Recuerdo que cuando vi la serie le tenía cierta tirria por lo que hizo. Luego leí el libro y mi odio fue aún mayor. Después entré en twitter y me pervirtieron la mente. Y esto es en gran parte por culpa de Athena, que conste en acta. Es alucinante porque yo antes ni siquiera me había fijado en él físicamente y ahora me resulta hasta atractivo. Antes sentía ganas de estrangularlo..., ahora también, pero mejor si ocurre en último libro. Y es que sin este tipo no habría juego de tronos ni nada. Dicen de la inteligencia de Tyrion, pero señores... Baelish se lo lleva de calle. Está claro.

El mejor jugador en el juego de tronos

En fin, está claro que sin malvados no somos nada. Os dejó con el trailer de "Rompe Ralph" y con el credo de los malvados.





Soy malo, y eso es bueno. Jamás seré bueno, y eso no es malo. Y no me cambiaría por nadie.

4 comentarios:

  1. Oh, sí... los malotes son lo mejor, siempre lo han sido. Toda historia ha de tener un gran villano. Ahí está Maléfica, una de las grandes ever.

    Y lo de Meñique, jajaja, sí, yo soy la culpable, mientras que Aidan es el culpable de que Meñique me guste a mí. Todo tiene su por qué. Sé que nunca será usted parte del #TeamBaelish, pero el hecho de desear que muera al final ya es un logro. Si Martin comete el error de matarlo antes, menuda pata meterá, porque, como bien ha dicho, sin él no hay ni juego ni nada.


    ¡Estupenda entrada, sí señora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, creo que debería morir en el último libro, y cuanto más tarde mejor. Eso sí, debe morir, jajajaja. Y espero que le mate cierta mujer con el corazón de piedra.

      Pero no, formar parte del #TeamBaelish ya sería demasiado, a tanto fanatismo no llego. Aparte que ya formo parte del #StannisAngels xD

      Eliminar
  2. Que maravilla! Y es verdad, Sin los malos mo habría ninguna historia (excepto crepúsculo) el jocker, dart vader, o el prometido de rose en titanic, en fin... Esto me ha encantado!!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, son malos pero son los que le dan intriga y emoción a las películas, a las series, ¡a todo! Qué aburrido sería todo sin ellos...

      ¡Muchas gracias por comentar, guapi!

      Eliminar