lunes, 4 de marzo de 2013

Los Vengadores

Pues sí, el domingo a la tarde-noche vi por fin esta película, que llevaba esperando verla desde que se estrenara allá por julio del año pasado.

En un principio, cuando se hizo el estreno, no tenía mucho entusiasmo por ver otra cinta de superhéroes (aparte que no había visualizado aún las películas de Iron Man, El Capitán América o Thor), pero viendo que la mayoría del público salía alucinando de las salas de cine, que si las críticas de efectos especiales, que si era la mejor película que se había hecho del mundo del cómic de los superhéroes... Pues vaya, a una le pica la curiosidad. Y ahí fue cuando me decidí a ver las películas antes citadas para así hacerme a una idea de lo que podían ser estos vengadores.



De las tres citadas anteriormente, me quedaría con el amigo Tony Stark, alias Iron Man, un personaje que llama la atención no porque tenga un poder brutal o porque su historia sea fabulosa. No señores, lo que llama la atención de este hombre es que es borde y sarcástico, un mujeriego que dispone de todo lo que quiere porque además es multimillonario y con una inteligencia bárbara. Lo de ser rico da muchas facilidades para este tipo de historias. ¿Que te han destrozado la casa? No pasa nada, tengo dinero para arreglarla. ¿Qué te han roto todas las armaduras? No pasa nada, tengo suficiente parné para crear más y mejores. ¿Qué te han reventado todos los coches de alta gama? No pasa nada, puedo comprar más.

Tony Stark jugando con sus cachivaches

Como os digo, lo mejor de este tío es que es un maldito sarcástico, borde, que parece que todo se lo pasa por el mismísimo Arco del Triunfo. Pero no, en el fondo el señor Stark tiene su corazoncito y, aunque parezca mentira, también está enamorado hasta las trancas, pasa que no lo quiere reconocer. Y, por si fuera poco, le gusta el heavy-metal... Bueno, seamos más claros, le gusta AC/DC. Es el único grupo musical de este género que se escucha en sus películas, solo AC/DC, así que no sé si es correcto decir que le gusta el heavy-metal. Es más, a raíz de sus películas a todo el mundo le ha dado por escuchar AC/DC y a todos les gusta. Qué casualidad.

Cuando eligieron a Robert Downey Jr. para interpretar el papel debo reconocer que al principio no acababa de convencerme. No me imaginaba que un tipo como él fuera Tony Stark, es más, aún hoy lo veo y me sigue pareciendo algo extraño. Pero también debo reconocer que no habría otro actor que pudiera hacerlo mejor: tiene ese gesto mujeriego y borde que clava a la perfección, no es precisamente guapo o un sex symbol, pero tiene algo que... en fin, es rico, famoso, y físicamente no está malejo. Si una mujer le gusta, le dice cuatro cositas al oído y ya la tiene en su cama. Así de fácil.

Por el contrario, el Capitán América es un soldado de los antiguos, tan antiguo que luchó durante la Segunda Guerra Mundial (ahí es ná) pero se mantiene absolutamente igual de bien porque se ha pasado setenta años congelado. Yo me tiro setenta años durmiendo y ya creo que no dormiría nunca más en la vida. El pobre muchacho era un enclenque, bajito y flacucho, con el que hicieron un experimento y se convirtió en un pedazo de mozo que tiene casi más tetas que yo. Y ni un solo pelo en el pecho, ¿eh? Todo un adonis este Steve (que así es como se llama). En fin, no acababa de convencerme mucho este personaje, lo veía muy soso, tímido, muy galán y quizás demasiado perfecto. Y a mí los hombres perfectos no me gustan. Pasemos al siguiente.

"¡Toma pectorales!"

Si el Capitán América era el hombre perfecto, lo de Thor ya es la supremacía del hombre escultural. Un semi Dios guaperas, rubio, alto, cachas... Vaya, es como un elfo que se ha pasado un año entero en el gimnasio y se ha quitado las orejas puntiagudas. La historia de Thor es la del típico niño rebelde que quiere hacer todo lo que le venga en gana porque él es muy fuerte y lo hace todo super chachi. Pero entonces llega su señor padre, Odín (Anthony Hopkins, arg), el cuál le para los pies y, con un poco de ayuda de su malvado hermanastro Loki, le dice: "Pues ahora te jodes y te mando al mundo de los humanos. Y sin poderes ni na." Y allí que aparece Thor sin camiseta, para mostrar otro torso macizo y sin nada de vello que deja a la Natalie Portman sin habla. Al final la historia tampoco tiene nada del otro mundo: pasan varias cosas, ganan los buenos, y el Dios se enamora de la humana, pero claro, no puede estar a su lado. Tipicol.

"¡Pos yo tengo más que tú, Capitán América!"

Así es como llegué yo a Los Vengadores. Ninguna de estas películas me había fascinado, pero como todo el mundo hablaba de estos tipejos supuse que sería casi una obra maestra...

Pues una decepción me he llevado.

Vale sí, está claro, efectos especiales bárbaros, las escenas de lucha inmaculadamente perfectas, muchos puntos de humor y que gusta mucho ver a tantos superhéroes reunidos. Sí, hasta ahí todo bien. Pero la historia no tiene nada.
No es por hacer spoiler pero el argumento me parece el mismo de siempre. Llega el malo malísimo (Loki) con un bastón súper cuqui a robar una cosa cuadrada y azul que es la mayor grandeza de energía mundial. Además, con esta vara tan chachi puede lanzar ráfagas de energía vital (a lo Dragon Ball) y cambiar la personalidad de cualquier tipo.


Loki, el tío la vara

Es entonces cuando se reúnen los vengadores, que al principio se llevan peor que Stannis y Renly, pero luego se dan cuenta de cómo está el panorama y deciden actuar en grupo. Reconozco que en está película el Capitán América me cae bastante mejor, Loki se sale haciendo su papel y me he llevado una grata impresión con Hulk. Iron Man sigue en su papel de siempre, así que sigue molando. Además, en esta ocasión lleva una camiseta de Black Sabbath, aunque sigue sonando AC/DC... ¡cachis!

Pero los demás, prf. Aparece uno que se llama Ojo de Halcón, pero ni tiene los ojos amarillos ni hace honor a su nombre. ¿Dónde me vas con flechas más duras que el adamantium y explosivas? Encima lleva una lucecita roja en el arco. A mí no me engaña, eso es un visor láser para apuntar bien.

Ojo de Halcón y su arco con visor láser

En fin, que yo tampoco considero que sea una maravilla del cine de superhéroes. Está muy bien si quieres pasar el rato y reírte, aparte que los efectos especiales son perfectos, pero no os esperéis una historia fascinante... Lo mejor de todo es, sin duda, los puntos de humor, que tiene bastantes y muy buenos.



4 comentarios:

  1. Pues estoy de acuerdo contigo en todo lo que has dicho (excepto lo del metal, que no es que no esté de acuerdo, sino que no soy muy entendido ^^). Película entrentenida para pasar el rato, sin más, pero ni mucho menos la obra maestra que pintaba mucha gente dejándose llevar por la euforia a las horas de su estreno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto. Yo ya me imaginaba que esto iba a ser mejor que "El Caballero Oscuro" y de eso nada, jajaja.

      Creo que está muy sobrevalorada por el público, en sí es una película de acción más, no tiene mucho de especial.

      Eliminar
  2. Fuí a ver la película por Loki, debo decir que Markitos Ruffalo me sorprendió, siempre lo ví en películas más dramáticas, de hecho tuve un crush super con él, pero para la época de los Vengadores no estaba en mi punto álgido de fangirl, aún así su papel me gustó mucho, todos mis respetos al señor Ruffalo. Lo quiero. Capi América bien, tampoco había visto la película propia y no me pareció tan Sansa ni tan Perfectirijllo como imaginaba. Los demás para mí como si nada. Repito, fuí por Loki y verdaderamente salí con 8.000.000 de grados farenheit en el body, amor supremo a ese villano, seré su súbdita hasta el fin de los tiempos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí de esta película lo que más me gusta es Loki (como no) y Hulk, y debo reconocer que Mark Ruffalo no me convencía mucho para el papel. Pero la verdad que lo hace muy bien y tuve que tragarme mis palabras.

      Eliminar